Los vertederos europeos arrojan 110 millones de toneladas anuales de CO2.

Vigo, 16 de febrero de 2011.

Los vertederos europeos arrojan 110 millones de toneladas anuales de CO2, por lo que la valorización energética en cementeras es una de las soluciones “para transformar el problema de los residuos que irían a vertederos en una fuente de energía”, según se desprende un estudio de la Agencia Federal Alemana para el Medio Ambiente.

El trabajo, disponible en la web www.umweltdaten.de y en el que ha colaborado la Federación alemana de residuos, agua y materias para la industria, defiende que “la desaparición de los vertederos supondría un ahorro de un 32 por ciento de emisiones de CO2 en la Unión Europea (UE) en el año 2020”. También precisa que “un 0,5 por ciento de los residuos sólidos urbanos van a vertederos en el país germano, frente a un 59,5 por ciento en España”.

Asimismo, este estudio sobre la capacidad de los residuos sólidos urbanos y la biomasa, que tiene el objetivo de colaborar en la lucha contra el cambio climático y disminuir la emisión de gases de efecto invernadero, pone de manifiesto que “España se encuentra entre los países que envían a los vertederos una mayor cantidad de residuos municipales por habitante, concretamente, 350 kilogramos anuales por persona”.

En este sentido, concreta que esta cifra “sólo la superan países como Grecia (371 kilogramos) e Irlanda (467 kilogramos)” y que Alemania se sitúa a la cabeza de los países que “menos residuos municipales envían a vertederos, con 3 kilogramos por habitante, seguido de Suecia y Bélgica, ambos con 21 kilogramos”.

Por otro lado, este trabajo –que basa sus resultados en los datos de los 27 países de la Unión Europea, junto con México, Túnez y Turquía– indica que prohibir los vertederos, tal y como ha hecho Alemania, “sólo dejaría dos opciones de gestión de los residuos: la incineración y la valorización energética en cementeras, es decir, convertirlos en energía calorífica para sustituir combustibles fósiles tradicionales como el petróleo”.

“Mediante la valorización energética en plantas cementeras, se reducen al mínimo los residuos que van a vertedero y sus consecuencias adversas, entre otras la emisión de metano al fermentar, un gas de efecto invernadero que contamina 20 veces más que el CO2”, ha precisado.

Finalmente, el Informe recoge algunos ejemplos de estos tipos de residuos que en Alemania se utilizan en cementeras y que “representan el 52 por ciento del poder calorífico de sus hornos de cemento, mientras que en España esa cifra sólo alcanza el 12 por ciento”.

Fuentes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *