La bici o el coche eléctrico, opciones en Europa contra la contaminación.

Madrid, 7 de febrero de 2011.

Cerrar al tráfico el centro urbano cuando suben los niveles de contaminación, impulsar el uso de la bicicleta y del vehículo eléctrico compartido o penalizar la utilización del vehículo privado son algunas de las opciones por las que diferentes ciudades europeas han optado para mejorar su calidad del aire.

Reino Unido

Una de las apuestas más conocidas es la de Londres, cuyo Ayuntamiento decidió declarar sus áreas de mayor tráfico como Zonas Penalizadas de Congestión (CCZ en sus siglas en inglés) en el año 2003. Todos aquellos conductores que quieran acceder a estas áreas penalizadas, excepto los que circulen en un coche eléctrico, tendrán que pagar una cuota diaria de 10 libras (11,8 euros) entre las 7 de la mañana y las 6 de la tarde, de lunes a viernes, bajo multas de incumplimiento de entre 60 y 180 libras. Los fondos recaudados mediante esta penalización están siendo destinados en su integridad a mejorar el sistema público de transporte de la ciudad. Ocho años después de la implantación del CCZ, las autoridades aseguran que las emisiones contaminantes se han reducido entre un 17 y un 20 por ciento, al tiempo que el tráfico ha bajado un 20 por ciento.

Otra de las actuaciones más contundentes llevadas a cabo en el Reino Unido para mejorar la calidad del aire, ha sido el establecimiento de Zona de Bajas Emisiones (LEZ en sus siglas en inglés), que, desde 2008, obliga al pago de una tasa a los vehículos comerciales con motores diesel de más de 1,2 toneladas que circulen por el llamado ‘Greater London’, que abarca la capital y su extensa zona metropolitana. La tasa para los vehículos que no cumplan los requisitos es de 200 libras por día (236 euros) y las multas para quienes circulen indebidamente de 1.500 libras (1.770 euros).

Italia

En el caso de Italia, en cuyo territorio se encuentran algunas de las ciudades europeas más contaminadas, como Milán o Nápoles, existe la norma de cerrar al tráfico los centros urbanos como mínimo una jornada en cuanto se registren valores de contaminación por encima de los niveles fijados por la Unión Europea. Esta medida se ha aplicado ya en varias ocasiones en ciudades italianas como Milán, Turín, Roma, Nápoles y la denominada Llanura Padana, un área eminentemente industrial situada al Norte del país. Asimismo, el acceso de los coches a los centros de las ciudades italianas con mayores índices de contaminación atmosférica sólo está permitido para aquellos vehículos que cumplan la normativa Euro4 sobre emisiones contaminantes.

Francia

La apuesta de Paris, por su parte, ha sido una intensa promoción del transporte público, con acciones como la prolongación de la red de tranvías, la ampliación de carriles para autobuses y bicicletas o del proyecto Autolib, que pondrá a disposición de los ciudadanos 3.000 coches eléctricos para uso individual o colectivo a partir del otoño de 2011. La capital francesa ha centrado sus esfuerzos también en la promoción del uso de la bici, con un eficiente servicio de bicicletas públicas, llamado Vélib, que hoy cuenta con más de 160.000 abonados. El Ayuntamiento de París asegura que gracias ha estas medidas ha conseguido reducir la intensidad del tráfico en un 24 por ciento y duplicar el uso de la bici en los desplazamientos respecto a los niveles de hace diez años. Además, desde diciembre de 2010, Francia tiene declaradas seis zonas de acción prioritaria para el aire (ZAPA por sus siglas en francés) -entre las que están situadas algunas de sus ciudades más contaminadas como Lyon, Grenoble y París-, en las que cuando se sobrepasen los índices de contaminación habrá que alertar a la población, reducir la velocidad de los coches o restringir el tráfico si fuera necesario.

Alemania

En 2007 en Alemania se abrió la posibilidad legal a las ciudades de decretar de terminados sectores urbanos como Zonas Ecológicas, en las que sólo pueden entrar vehículos con plaquetas especiales que tienen que ser adquiridas y que acreditan que en coche en cuestión no sobrepasa determinado límite de emisiones de gases contaminantes. Las primeras ciudades en hacer uso de esa posibilidad han sido Berlín, Colonia, Hannover y Stuttgart. En Berlín, la Zona Ecológica está situada alrededor del centro de la ciudad, abarca cerca de 88 kilómetros cuadrados y tiene una población de 1,1 millones de habitantes. Desde 2008, las normas sobre emisión de partículas se han hecho más estrictas y las plaquetas rojas y amarillas pierden validez y sólo la verde, accesible sólo para los vehículos que cumplente las últimas recomendaciones europeas de emisiones, da acceso a la zona ecológica. Entrar a estas áreas sin plaqueta está penalizado con una multa de 40 euros.

Y… Madrid

La capital de España también tenía previsto desarrollar medidas similares a las anteriores en su Estrategia Local para la Calidad del Aire de la Ciudad de Madrid 2006-2010, pero la mayoría de ellas (impedir el acceso al centro a los coches más contaminantes, restringir el tráfico en unas llamadas “zonas de bajas emisiones”) aún no se han llevado a la práctica.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *