El consumidor, actor clave para mejorar la gestión de los RAEE

La implicación de la ciudadanía es clave para alcanzar el objetivo establecido por la Comisión Europea de gestionar 450.000 toneladas de residuos electrónicos en 2019 (150.000 más que en 2018). La información y la concienciación sobre la importancia de su correcta gestión y, especialmente, de una separación diferenciada se ha de convertir en una prioridad por parte de todos los actores responsables.

Los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos no paran de crecer. De hecho, y según las últimas informaciones del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), en 2050 podríamos alcanzar las 120 millones de toneladas de RAEE si continúan las tendencias actuales.

El desafío que tenemos todos por delante no es tanto dejar de producir estos bienes, sino trabajar para evolucionar desde un modelo de economía lineal (producir, usar y tirar) hacia un modelo de economía circular, basado en una sociedad de la reutilización y el reciclado con el fin de reducir la producción de residuos e impulsar un uso más racional de los recursos como aspecto clave para luchar con eficiencia contra el cambio climático.

Uno de los elementos clave de nuestra estrategia de gestión empresarial, en línea con el objetivo de desarrollo sostenible 17, está el de fomentar colaboraciones y alianzas con todo tipo de entidades, ya sean instituciones públicas como entidades privadas u otras del ámbito educativo, social, cultural o deportivo.

En este sentido, desde revertia organizamos y colaboramos en diferentes campañas de concienciación ciudadana y de recogida diferenciada de RAEE con el objetivo de aumentar los porcentajes de reutilización y reciclaje, tratando siempre de incentivar una responsabilidad ambiental y cambios en los hábitos de comportamiento por parte de todos hacia una gestión más responsable de nuestros residuos electrónicos.