Cada vez más empresas incorporan la reducción de carbono entre sus objetivos.

Madrid, 13 de septiembre de 2011.

Por primera vez, la mayor parte de las grandes corporaciones del mundo que reportan emisiones de carbono han incorporado mejoras ambientales en sus planes de negocios. La encuesta anual del Carbon Disclosure Project, ‘Global 500 Report’, indica que el 68 por ciento de los encuestados han integrado la reducción de emisiones de carbono en sus planes de crecimiento.

El ‘Carbon Disclosure Project’ (CDP) ha revelado que el 68 por ciento de las 404 empresas encuestadas han incorporado el cambio climático en el centro de sus estrategias de negocio, frente a un 48 por ciento registrado en 2010.

También se ha encontrado un marcado aumento en el número de empresas con medidas específicas para reducir las emisiones -un 19 por ciento en 2010 y un 45 por ciento en 2011. Asimismo, el 65 por ciento de los encuestados ahora ofrecen incentivos a sus empleados para reducir las emisiones, en comparación con el 49 por ciento que lo hacía en 2010.

Sin embargo, se ha experimentado un giro sorprendente en torno a la tendencia creciente de las empresas a notificación sus emisiones, este año, menos organizaciones aceptaron revelar sus datos en comparación con 2010.

El CDP ha explicado que ello se debe a que siete empresas japonesas afectadas por el terremoto y el tsunami se han negado a revelar estos datos, incluyendo a un gran emisor como es ‘Tokyo Electric Power’ (TEPCO), que ha estado luchando para controlar las fugas de radiación en la planta de energía nuclear Fukushima.

El informe de este año ha establecido una correlación entre una mayor tasa de rendimiento en mercado de valores, para las empresas que figuran en el ranking de liderazgo del CDP (CPLI). Las empresas con un enfoque estratégico sobre el cambio climático proporcionan a sus inversionistas aproximadamente el doble del rendimiento que el promedio de las empresas del ‘Global 500’, entre enero de 2005 mayo de 2011.

El director ejecutivo del CDP, Paul Simpson ha señalado que esta correlación debe ser un incentivo para que las empresas se centren en la reducción de carbono. “La mejora del rendimiento financiero de las empresas con un alto rendimiento en su gestión del carbono es un claro indicador de que reducir las emisiones es tener buen sentido empresarial”, ha afirmado.

Fuentes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *