Las empresas que actúan de manera socialmente responsable pueden ser más rentables y competitivas.

Madrid 20 de febrero de 2012.

El 70% de los directivos encuestados procedentes de empresas ubicadas en diferentes países creen que es necesario aplicar estrategias de innovación sostenible en la organización para ser más competitivas. Ser responsable sale rentable. Ésta ha sido una de las principales conclusiones extraídas de la V Jornada Anual del Instituto de Innovación Social de ESADE que ha reunido a empresas, ONG y expertos en innovación de prestigio internacional para debatir sobre cuáles deben ser las mejores prácticas en Responsabilidad Social Empresarial para ser más competitivas dentro del marco europeo.

Según un estudio realizado por MIT Sloan Management Review y The Boston Consulting Group, el 70% de los directivos encuestados procedentes de empresas ubicadas en diferentes países creen que es necesario aplicar estrategias de innovación sostenible en la organización para ser más competitivas. De hecho, el 68% afirma haber aumentado sus prácticas en Responsabilidad Social en el último año. Así, la jornada ha girado en torno a la conferencia ‘Conectando la innovación y la sostenibilidad. Impulsar la innovación para tratar nuevos retos sociales y ambientales’.

Todos los expertos han coincidido en la necesidad de impulsar la innovación y la Responsabilidad Social como elementos clave para mejorar las ventajas competitivas de las organizaciones tanto públicas como privadas. Especialmente, en momentos crisis, en el que las empresas tienen la oportunidad de cambiar el modelo desde la base y luchar por diferenciarse dentro de un mercado cada vez más competitivo. En este contexto, fomentar la innovación, introducir valores en el ámbito empresarial y apostar por las personas deberían ser soluciones de futuro para salir con éxito de la coyuntura actual. Para el director del Instituto de Innovación Social de ESADE, Ignasi Carreras, “el panorama sólo se cambia arriesgando, para ello es necesario aliarse con otros aunque sean distintos a ti”.

En este sentido, asegura que “aquellas empresas en contexto de crisis que aplican políticas de RSE y que tienen en cuenta aspectos como el medio ambiente tienen mayor capacidad para desarrollar más ventajas competitivas”. Estas organizaciones constatan que integrar la sostenibilidad en el núcleo de su actividad abordando problemas sociales y medioambientales les ayuda a mejorar su reputación y el nivel de reconocimiento, lo que resulta en una mayor rentabilidad a largo plazo. Según Carreras, “este factor es determinante para superar la crisis económica y recuperar la pérdida generalizada de confianza que existe en las empresas y en las instituciones”.

Asimismo, los expertos sostienen que “la RSE refuerza significativamente el nivel de implicación de los empleados y fortalece la capacidad de la compañía para atraer y retener talento”; aspectos decisivos de las políticas de Recursos Humanos en épocas de incertidumbre como la presente. La directora general de ESADE, Eugenia Bieto, que inauguró la sesión, considera que “la crisis global nos ha dado una gran lección: hemos aprendido que directivos y responsables de gestión tienen que prestar atención a las consecuencias de sus actividades empresariales”.

Ha insistido en que “es momento de cambiar el paradigma y de aprovechar esta oportunidad para ir hacia un nuevo modelo más humanista combinado con el desempeño profesional y el compromiso con la sociedad”. Durante la jornada se han expuesto casos ejemplares de empresas líderes en consultoría de sectores varios como la banca, los recursos humanos o el marketing, que pueden servir de impulso a otras organizaciones para mejorar sus prácticas en RSE. Entre los asistentes al acto, cabe destacar algunos ponentes de reconocido prestigio a nivel global como Knut Haanaes, líder en sostenibilidad y socio de Boston Consulting Group; Mark Pfitzer, director ejecutivo de Foundation Strategy Group; o Indy Johar, codirector de Architecture 00: y defensor de la necesidad de construir una economía cívica que pase por la unión de una sociedad cívica y un entrepreneurship 2.0.

Fuentes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *