El sistema de devolución y retorno de envases (SDDR) podría crear más de14.000 empleos

Madrid, 14 de julio de 2011.

La nueva planta de reciclaje de aparatos electrónicos que se ubicará en el Polígono El Prado de Mérida prevé tratar 5.000 toneladas de residuos anuales, y crear 20 puestos de trabajo.El estudio, encargado por la asociación Retorna, destaca que se generarían empleos directos, propios de las actividades específicas de recogida, conteo y transporte, junto con las relacionadas con la gestión y administración del sistema.
Además, se obtendrían empleos indirectos en el sector de la construcción y en las actividades industriales de fabricación de maquinaria, contenedores, bolsas, etiquetas y vehículos de transporte, al tiempo que defiende que tendrá un efecto de arrastre sobre otras actividades del sector de la gestión de residuos.

De este modo, el director de residuos de Retorna, Victor Mitjans, ha criticado que con el Sistema Integrado de Gestión actual (contendores amarillo y verde) la mayor parte de los residuos van a vertederos e incineradoras, al tiempo que ha subrayado que en España “no se está dando al residuo el valor que tiene”.

“Nos estamos permitiendo como sociedad tirar al vertedero una gran cantidad de recursos”, ha insistido, por lo que ha hecho hincapié en que es preciso impulsar en España un cambio de modelo de producción y gestión de los residuos, basado en la prevención y la reutilización que sobre el sistema “voluntario” actual se obtendrían resultados, a su juicio, “francamente mejorables”.

Por su parte, el secretario confederal de Medio Ambiente de CCOO, LLorenç Serrano, se ha referido al hecho de que este jueves se prevé la aprobación en el Congreso de los Diputados de la nueva Ley de Residuos y Suelos Contaminados que, si bien, tiene algunos aspectos positivos, en su opinión es “una oportunidad perdida” por falta de ambición.

De este modo, considera que el hecho de que la implantación del SDDR dependa de la voluntad de las comunidades autónomas en vez de que sea de carácter “obligatorio” hará que sea imposible alcanzar los niveles de hasta el 90 por ciento de recuperación de países como Alemania donde ya funciona el SDDR.

Finalmente, ha defendido que los beneficios sociales del SDDR para el conjunto de la sociedad pasan por encima de los intereses de “ciertos” sectores de actividad y ha insistido en CCOO se suma a la iniciativa por “convicción ambiental”. “Si tenemos la posibilidad de recuperar todos los envases no tiene sentido no hacerlo. Hay que ir a una opción mejor de reciclado, sí o también”, ha apostillado.

Fuentes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *