Directivos para gestionar las políticas de cambio climático.

Madrid, 24 de enero de 2011.

Ocho de cada diez empresas españolas sitúa la responsabilidad última del cambio climático en un miembro del consejo de administración o en un comité corporativo inmediato al consejo, según datos del Carbon Disclosure Proyect Informe 2010 España.

Este estudio, realizado por CDP y Ecología y Desarrollo (Ecodes) con la colaboración de BBVA, pretende facilitar a los inversores de todo el mundo herramientas para que conozcan cómo han evaluado las mayores empresas los riesgos y oportunidades asociados al cambio climático y su adaptación a los mismos. En esta edición, el número de respuestas de las empresas españolas han pasado de 36 a 34 en relación con el año anterior, debido a las fusiones entre varias entidades colaboradoras.

Además de la responsabilidad directiva, el estudio resalta que la mitad de los encuestados utiliza incentivos vinculados a los resultados en las políticas de cambio climático. Asimismo, el 67% de las empresas declaran haber implantado un plan de reducción de emisiones, si bien sólo una de cada cuatro admite haber alcanzado objetivos a corto plazo.

Entre las propuestas para las mejoras en este sector se incluyen las instalaciones y maquinaria enrgéticamente más eficientes, la minimización de consumos a través de la sensibilización, la reutilización y el reciclaje y de incentivos a los empleados, o la generación de energía para consumo propio a partir de fuentes renovables.

Un 68% de las empresas que afirman tener un objetivo de reducción de emisiones. El 60% de éstas se ha marcado un objetivo de reducción hasta 2012, y únicamente cuatro de cada diez se ha planteado objetivos “a medio o largo plazo”.

El estudio también resalta el cumplimiento de los encuestados a la hora de medir y comunicar las emisiones directas, un 94% del total, mientras que el 91% hace lo mismo respecto a las emisiones indirectas. Por el contrario, el 6% de las empresas mide o gestiona las emisiones en su cadena de suministro, un paso que el informe considera muy avanzado.

En este sentido, la mayoría de las empresas proporciona evidencias de la verificación de informes de sostenibilidad que incluyen la medición de sus emisiones. Así, el 59% de las empresas verifican parte de sus emisiones de alcance 1 (emisiones directas derivadas de su actividad), mientras que el 54% verifican el alcance 2 (emisiones procedentes del consumo de electricidad).

Por último, el 76% de las empresas que han respondido han identificado algún tipo de riesgo relacionado con los potenciales cambios en regulación y legislación relacionada con el cambio climático que pudiera afectar a su negocio de manera directa o indirecta.

En este sentido, el 62% responden que la incertidumbre sobre los futuros impactos físicos del cambio climático en la disponibilidad de recursos o su relación con las sequías e inundaciones representan una amenaza potencial para el desarrollo de sus actividades, lo cual supondrá una necesidad de adaptación a futuros escenarios. Según el CDP, esto implicará unos costes de transición a tener en cuenta, y unas implicaciones financieras para las compañías.

Fuentes:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *